Skip to content
Que no te engañen los 30 grados que aún nos acompañan al sur del país, el otoño llegó oficialmente el pasado viernes 22. Una estación que nos regala bonitos paisajes e inunda las calles de olor a castañas, pero que acarrea un inevitable aumento de la humedad ambiental. Con la llegada del frío y de las lluvias, es posible que en casa aparezcan las temidas manchas negras de humedad. Suelen ser el resultado de una mala ventilación, un clima mojado, alguna fuga de agua o la oscuridad. Además del evidente problema estético que suponen para nuestro hogar, estas manchas pueden afectar a nuestra salud, ya que son un cultivo de ácaros y bacterias. Algunos ejemplos de enfermedades comunes son los resfriados, las alergias, la dermatitis o la gripe. La buena noticia es que estás a tiempo de evitarlo.
Consejos para prevenirlas
  • Revisa si existen fisuras en tu fachada, el agua podría introducirse por ahí.
  • Deja que el aire entre en casa, especialmente tras realizar actividades que provoquen mucho vapor de agua (ducharse o cocinar).
  • Tiende la ropa en el exterior.
  • Mantén una temperatura de un 19º, no mayor. Cuanto más caliente esté el aire, más humedad absorberá.
  • Limpia los canalones, bajantes y elementos de desagüe.
  • Opta por el doble acristalamiento en ventanas.
Cómo actuar si ya han aparecido
Una vez hayamos detectado una mancha de humedad, lo mejor es actuar cuanto antes. Llama inmediatamente a un especialista para que averigue el foco del problema y, a partir de ahí, se llevarán a cabo los procesos oportunos. Estos fenómenos no mejoran con el tiempo ni desaparecen por sí solos.   En Grupo Ceres somos especialistas en impermeabilizaciones de goteras y humedades en todo tipo de estructuras. Llámanos sin compromiso o rellena el formulario de contacto de cualquiera de nuestras sedes. Estaremos encantados de ayudarte.